CY

Cada día, más personas son conscientes de la importancia de llevar una vida sana para disminuir el riesgo de enfermedades, aumentar la autoestima, prevenir envejecimiento prematuro, entre otros hábitos.

Practicar deporte de una forma regular forma parte de un estilo de vida saludable. Y es que una mala salud oral puede influir negativamente en el rendimiento deportivo y en la salud general de las personas. La salud bucal en deportistas es una premisa muy importante para poder conseguir un rendimiento deportivo adecuado.

Los deportistas están expuestos a diversos factores de riesgo, entre los que se incluyen, traumatismos, caries, erosiones, enfermedad periodontal, maloclusiones. Por ejemplo, la caries junto con la enfermedad periodontal, pueden originar focos de infección que provoquen un paso de las bacterias a la sangre, las cuales causan lesiones a distancia en diferentes órganos, como músculos, tendones, articulaciones; alteran la respuesta del organismo y disminuyen el logro de éxitos deportivos.

Es decir, las caries, afectan al rendimiento deportivo de las personas, por su posibilidad de transferir la infección mas allá de los propios dientes, llegando a afectar a músculos y otros órganos.

Asimismo, estudios científicos han demostrado que una persona con periodontitis grave tiene más riesgo de sufrir problemas cardíacos, y endocrinos favoreciendo la diabetes y la obesidad, cuestiones que también afectan el rendimiento deportivo.

Pero pueden aparecer otro tipo de trastornos, como el bruxismo y las maloclusiones. Existe evidencia documentada de la relación entre la maloclusión, ya sea por ausencias dentarias o malposición de los dientes, con el dolor muscular y articular. Por ello, si la oclusión no es la correcta, tampoco lo será la masticación, lo que puede provocar sobrecargas musculares produciendo alteraciones posturales, contracturas y lesiones que, a su vez, inciden en el rendimiento deportivo. Es decir, existe una relación directa entre maloclusión y bajo rendimiento deportivo.

El tratamiento de las maloclusiones se hace mediante la ortodoncia, con brackets por dentro o por fuera o con alineadores. Muchos pacientes deportistas preguntan si un tratamiento de ortodoncia impide la práctica de su deporte, pues no, si hablamos de tratamiento con alineadores, estos son tan cómodos que lo pueden y deben usar mientras hacen su deporte y si nos referimos a los brackets existen protectores bucales individualizados que evitan que los brackets dañen labios o carrillos.

Es decir, se puede hacer deporte con brackets sin problema, siempre y cuando estos no rocen y hagan algún tipo de ulcera o “llaga”, y si es así, debes pedirle a tu ortodoncista que te haga un protector para los brackets que son muy cómodos y están acoplados perfectamente a tu boca.

Te recomendamos que no sean “standard”, ni “preformados”, sino que te los hagan para tu boca. Así que, SI se puede correr con brackets sin problema, pero que no te hagan roces en el labio, mucosa o encía, ¡ya que corriendo pueden molestarte mucho!

También se puede jugar al futbol con brackets, y se puede boxear con brackets, pero siempre con tu protector hecho en tu clínica por tu doctor, que no sea preformado, ya te no te acoplara bien y te molestara.

¿Qué cosas NO se pueden hacer con brackets? a nivel deportivo se puede hacer todo, running, futbol, tenis, boxeo, equitación, absolutamente todo, pero mejor con un protector bucal.

Aun así, a los deportistas les recomendamos tratarse con alineadores para evitar posibles ulceras, molestias e incluso en algún evento deportivo importante que se los puedan quitar y sentirse más seguros mentalmente.

Sin duda, corregir las maloclusiones, posibilitará una respuesta física correcta durante el ejercicio. El mantenimiento de un estado de salud oral óptimo, sin caries, sin inflamación de las encías, sin maloclusiones, redundará en un estado oral óptimo y por consiguiente mejor y mayor rendimiento deportivo.

En conclusión, es muy importante para un buen rendimiento deportivo, tener una buena salud bucal y una correcta oclusión de los dientes para evitar apretamiento o bruxismo y generar agotamiento de los músculos maseteros y tensión, que puede provocar dolor de cabeza, cervical e incluso acufenos o mareos.